Inicio Noticias Actualidad La gran revolución de Cadillac

La gran revolución de Cadillac

0 638

El plan B de Cadillac ha visto la luz. El popular fabricante con sede en Detroit ya tiene una solución para intentar frenar el imparable auge del Mercedes CLA en Estados Unidos y Canadá. Hace unas semanas ya os anticipábamos que las ventas de General Motors ya no son lo que eran, motivo por el cual sus dirigentes se han puesto las pilas para tratar de recuperar el tiempo perdido. El remedio ante la significante caída de su cuota de mercado pasa por una auténtica revolución en su gama principal, cuya punta de lanza será la creación de una nueva denominación comercial bajo las siglas CT.

Cadillac CT6, el último coche en llegar

¿Qué significa esto? El efecto más inmediato será la irrupción de nuevos modelos y carrocerías que, a medio y largo plazo, repercutirá a su vez en una subida considerable de su inversión en I+D. Y es que la preocupación por el boom de la berlina de Mercedes es ya de dominio público, según ha confirmado el propio Johan de Nysschen, CEO de Cadillac, en una entrevista a The Detroit Bureau. La nueva berlina de Cadillac llevará el nombre de CT6 y su fecha estimada de comercialización data de finales de 2015.  Mientras terminan de perfilar esta hoja de ruta, impulsada por el anuncio de su nuevo concept car -el Cadillac Elmiraj-, su intención para Norteamérica continúa siendo la de potenciar carrocerías de tipo crossover o SUV.

 

Nueva política de Cadillac en Europa

Además, este suceso coincide con el nuevo plan de la compañía para hacerse un hueco relevante en suelo europeo, algo que hasta la fecha no han conseguido. Tras el cese de la fabricación del conocido Cadillac XLR, su oferta de deportivos se limita ahora a distintas variantes de coupés y vehículos de altas prestaciones. Sin embargo, la concatenación de hechos puede desencadenar la vuelta de hasta dos nuevos modelos deportivos con la clara intención de aumentar su imagen de marca fuera del terreno americano. Otra cosa no, pero por intentarlo que no sea, señor Nysschen.

NO HAY COMENTARIOS

Deja tu respuesta: