Inicio Noticias Coche del mes Coche del mes: Chevy Chevelle SS 1970

Coche del mes: Chevy Chevelle SS 1970

0 924
recortado ss - Coches clásicos americanos

Si el pasado mes era el Dodge Charger R/T quien poseía el honor de poseer el título de “Coche del mes” en Mythical Classics, esta vez el turno es para el Chevy Chevelle, otro de esos coches imprescindibles en la agenda de todo apasionado de los clásicos deportivos americanos. Fabricado desde 1964, el modelo pronto se convirtió en uno de los más populares del grupo General Motors y vivió su apogeo a principios de los años 70. Su versión Super Sport supuso la primera gran apuesta de Chevrolet para ganar mercado en la repentina guerra de los muscle cars en Estados Unidos.

El detalle

Durante la década de los 60, General Motors estableció límites de cilindrada para todos sus modelos en función de las medidas del coche. Sin embargo, en 1970 la constructora norteamericana suavizó esta restricción. Fue entonces cuando algunos autos como el Chevelle, que se habían quedado rezagados en potencia si los comparamos con otros muscle cars de la competencia, empezaron a desarrollar todo su potencial. El primero en ver la luz fue el Chevelle SS 396, pero no tardaron en aparecer las distintas versiones de nuestro querido Chevelle SS 454, a cada cual más monstruosa.  Y es que el 454 ofrecía la opción de incorporar el propulsor LS5 V8 con 360 Cv a 5400 rpm -el mismo que el Corvette, solo que este gastaba 390 Cv- y el propulsor LS6, cuya potencia se disparaba hasta los 450 Cv y era capaz de ponerse a 100 km/h en solamente 6,1 segundos.

La intrahistoria

Desde Chevrolet veían cómo otras marcas camelaban fanáticos del motor en la época dorada de los muscle cars gracias a su ostentación de Cv. A pesar de ello, no es que no tuviesen la capacidad para desarrollar vehículos más potentes, sino que simplemente desecharon su venta al gran público. De hecho, versiones como el ZL1 y el L88 declaraban 430 Cv cuando en realidad tenían 500 Cv. Pero aunque las grandes bestias se reservaban para la competición, pilotos o mecánicos se dedicaron a instalar estos avances en los Chevelle de a pie, dando forma a los conocidos como Chevelle COPO.

Además del regate de los COPO, hubo también un pequeño concesionario de Pennsylvania que se movió como pez en el agua por estos terrenos extraoficiales. Se trataba de Don Yenko, un hábil negocio que, en vez de pedir los coches a fábrica, les aplicaba él mismo el propulsor L72 427 y todas las mejoras necesarias para permitir los 425 Cv del propulsor. El concesionario comenzó a venderlos mejorados y la noticia se expandió tanto que el paquete “Yenko” todavía se conoce en nuestros días.  

NO HAY COMENTARIOS

Deja tu respuesta: