Inicio Noticias Mecánica Cómo alargar la vida de la correa del alternador en 5 pasos

Cómo alargar la vida de la correa del alternador en 5 pasos

0 1612
Ford Mustang The boss 302 - Coches clásicos deportivos americanos

El correcto funcionamiento del alternador depende de su correa que, con el paso del tiempo, tiende a desajustarse perdiendo la posición original y causando un molesto ruido procedente de la zona del motor. Normalmente, cuando esto sucede podéis temeros lo peor, ya que a buen seguro os tocará cambio gordo más pronto que tarde. Sin embargo, si queréis retrasar un poco más la visita a vuestro mecánico habitual, ¿por qué no probar a hacerlo vosotros mismos? Os contamos cómo alargar la vida de la correa del alternador en cinco pasos. Fácil, sencillo y para toda la familia:

1. Lo primero de todo, aseguraos de que el motor está apagado y la llave fuera del contacto del coche. Por muy básico que parezca, hay cosas con las que es mejor no jugar.

2. El famoso chillido se puede producir porque la correa patina… ¿pero cuál de todas las correas que vemos al levantar el capó? Realmente, la única a la que podremos acceder sin problema es la  del alternador, por lo que una vez localizado este dentro del motor, la veremos a simple vista. Podéis usar la siguiente imagen como referencia.

Correa del alternador imagen real

3. El principal problema que suele dar la correa del alternador es su nivel de ajuste. Para comprobar que sea el adecuado, se puede ejercer una presión moderada (de aproximadamente 10 kg.) a medio camino entre las poleas. Si la correa baja alrededor de 10 mm, su estado será normal.

4. En caso de que el resultado no sea de nuestro agrado -lo más normal es que esté floja-, procedemos a ajustarla. Para ello, aflojamos primero los pernos de montaje del alternador usando el trinquete y un juego de tubos. Una vez hecho, se tira del alternador lejos del centro del motor para ajustar la correa, manteniendo la tensión con una mano mientras se aprietan los tornillos.

Correa del alternador

5. Si después de ajustar la correa, limpiar el motor y encender el coche, el molesto ruido continúa, el problema puede ser cuestión de adherencia. Para mejorar la adherencia de esta parte, lo que debemos hacer es mojar una tela con keroseno y pasarlo por el lado interno de las correas, las poleas y los tensores de la goma. Con ello conseguimos quitar la grasa acumulada y fluirá mejor.

De todas formas, si después de realizar estos procesos todavía persiste el pitido, no dudes en ponerte en contacto con el taller de Mythical Cars a través del 91 277 32 34, y te resolverán la duda encantados.

NO HAY COMENTARIOS

Deja tu respuesta: